Averías más comunes de un lavavajillas

imagen destacada de las averías más comunes en el lavavajillas
Moralseg » Averías más comunes de un lavavajillas

A todos nos gusta tener nuestro hogar en perfecto estado, pero es inevitable que, con el paso del tiempo y el uso, las paredes se desluzcan o los aparatos y electrodomésticos tan necesarios se estropeen y den problemas. Un ejemplo de ello son las averías comunes en lavavajillas, en lavadoras, hornos, etc. Una buena idea es contratar un seguro del hogar que incluya todas estas contingencias y que nos haga la vida un poco más fácil para que así no haya que preocuparte por estas minucias y poder emplear nuestro tiempo en cosas más importantes. Vamos a desarrollar, a modo de ejemplo, las averías del lavaplatos.

Estos son los fallos más comunes de un lavavajillas

El lavaplatos es hoy día uno de los electrodomésticos más necesarios en una cocina. El ahorro de tiempo y trabajo que proporciona es fundamental. Pero, como cualquier aparato, es susceptible de averiarse. A continuación, se enumeran los problemas más habituales de este tipo de electrodomésticos.

1-El jabón no se deshace del todo: Esto provoca que los cacharros no se laven correctamente. Los motivos pueden ser una mala apertura del cajetín donde se inserta la pastilla o que los orificios de salida de agua estén obstruidos, quizá por la cal del agua o por un elemento de la propia vajilla mal colocado. Se puede probar a usar detergente líquido y si el problema de la suciedad persiste, lo mejor es llamar a un técnico.

2-Problemas con el agua:

  • El lavavajillas no coge agua: La causa más sencilla y fácil de comprobar sería que el tubo estuviese doblado. Basta con apartar la máquina y comprobarlo. Otra causa puede ser que el filtro o el propio tubo estén obstruidos. Finalmente, la válvula de entrada de agua puede estar estropeada y será necesario llamar a un técnico.
  • El lavaplatos no para de demandar agua: Lo mejor es llamar al técnico.
  • Problemas de desagüe: El problema puede venir no del electrodoméstico, sino de las propias tuberías de la casa, por lo que sería un asunto de fontanería y afectaría posiblemente a más elementos del hogar. También puede deberse a que la bomba de desagüe esté en mal estado e incluso a una tubería doblada que impide la salida correcta del agua sucia.
  • No calienta el agua: El termostato o la resistencia pueden estar estropeados. El resultado será una vajilla mojada. Urge llamar al técnico.

3-Ruidos: No todos significan que el lavavajillas esté roto. Si se oye un golpe, el ruido puede deberse a una mala colocación de los cacharros. Si los ruidos persisten o van a más, para eso está el servicio técnico.

4-Diferencia de lavado entre la parte superior y la inferior: El problema suele venir de las aspas. O bien están obstruidas o bien algo les impide moverse con normalidad. Puede ser más grave y si es necesario desmontarlas lo mejor es llamar a un profesional.

Recomendaciones finales para evitar este tipo de averías en el lavavajillas

Recuerda que es imprescindible mantener un buen nivel de sal para no tener cal y evitar esas feas gotas marcadas, sobre todo en las copas. Y además, es recomendable usar un limpia-máquinas potente, con cierta frecuencia, para que la grasa no se acumule en el filtro. Esto es fundamental.

Mantener a raya las averías en el hogar es sencillo si se tiene una buena compañía de seguros detrás. Asegúrate, a la hora de contratar tu seguro del hogar, de que todos estos aspectos están contemplados en tu póliza. Si necesitas más información aquí te dejamos más información sobre qué es un seguro de hogar.

Recuerda que las averías comunes en lavavajillas o cualquier otro problema en el hogar no pueden detener tu vida.

¿Necesitas más información sobre alguno de nuestros seguros?

Post Interesantes